Tipos de cortes de patatas

Tipos de cortes de patatas
4.2 (84.44%) 9 votos

 

Las patatas son aquellas hortalizas que consumimos con mucha frecuencia ya que forman la guarnición perfecta de nuestras carnes y pescados. Además, pueden elaborarse como primer plato.

Al igual que ocurre con otras verduras y hortalizas, las patatas pueden cortarse de manera diferente según el uso culinario que deseemos. Además, estamos seguros de que conoces más cortes de patatas de los que piensas aunque no sabes cómo se llaman. ¿Y cuáles son sus características? ¿y para qué suelen emplearse?

Pues hoy hablamos de ellos, para que no se te escape ni uno y te animes a probarlos todos. Aprende a cortar patatas para todo tipo de guarniciones, para hacer bravas, para hornear, para sorprender… pero, sobre todo, ¡para disfrutar!
¡Hay un corte de patata para cada uno de tus platos!

 

1. Patata española o patata de batalla

patatas francesas

 

¡Las patatas fritas de toda la vida! La patata española, también conocida como patata de batalla, no es más que la patata que has visto siempre acompañando en casa o en restaurantes a carnes y pescados. También se conocen en muchos países como patatas francesas.

Primero se cortan las patatas en rodajas y después en tiras, de forma que quedan unas patatas alargadas, de unos 5 centímetros de longitud y entre 1 y 1,5 cm de grosor. Hay quien las corta al aire y hay quien en tabla. Incluso hay moldes que facilitan el trabajo y permiten que las patatas nos queden del mismo grosor. Por eso, esta patata de corte longitudinal tiene muchas variaciones en función de su grosor.

 

2. Patatas paja 

Las patatas paja son patatas fritas que se llaman así debido a su parecido con la paja de trigo cuando ya están fritas. 

 

Se pueden preparar con patatas peladas o con piel. En el caso de que se deje la piel de la patata, se deben limpiar bien, cepillándolas debajo del grifo para eliminar todas las impurezas que puedan tener. Después, se corta la patata en juliana fina con ayuda de una mandolina, ya que si no es difícil conseguir el grosor. Por último, se fríen en abundante aceite de oliva muy caliente.

Si la cantidad de patatas es grande, es importante freírlas poco a poco, no todas a la vez, porque pueden pegarse. Al sacarlas de la sartén, se recomienda dejarlas reposar en una fuente o plato con papel absorbente, de modo que se elimine el exceso de aceite.

Este es el corte que se conoce como patatas paja o cerilla.

 

3. Patatas gajo

 

Para cortar las patatas en gajos, una vez limpias, hay que empezar por cortarlas por la mitad. A continuación, cada media patata se debe volver a cortar por la mitad. Dependiendo de lo grandes que sean las patatas y lo gruesos que queramos los gajos, se podrán volver a cortar cada uno de los trozos obtenidos por la mitad.

Los más común es que las patatas gajo se frían o sean horneadas con piel y siempre muy condimentadas con especias. Es frecuente que se acompañen con salsas. A este corte también se le conoce como patatas deluxe.

 

4. Patatas en bastón

 

Son las patatas fritas españolas pero más alargadas. En este caso, el corte en bastón o bâtonnet también es longitudinal y la medida suele ser también de unos 5 centímetros de largo por unos 5 milímetros de ancho.

 

5. Patatas chips

 

También llamadas patatas fritas inglesas, las patatas chips son rodajas finísimas que quedan super crujientes al freírlas. Dada su forma fina, es recomendable laminar la patata con la ayuda de una mandolina.

Se pueden freír en la sartén. Aunque también hay quien opta por hacerlas al microondas para usar muy poco aceite y darles un acabado tipo snack.

 

6. Patatas onduladas

 

Las patatas onduladas son una variante de las patatas chips. Para elaborarlas, solo se necesitan patatas frescas de calidad y un cortador denominado mandolina, con una cuchilla ondulada y que permite cortar las patatas en finas rodajas. Estas se fríen en una sartén alta, con abundante aceite caliente y sal. Con una espumadera, se sacan de la fritura.

En el caso de no disponer de mandolina de cocina, las patatas se pueden cortar con un rallador casero, ya que a menudo cuentan con una cuchilla para cortar rodajas onduladas. Si bien este tipo de cuchillas tienen, en su mayoría, la medida del grosor fijo y ancho.

La forma tan perfecta de estas patatas onduladas hace que parezcan precocinadas, pero no. Simplemente necesitas un cortador con forma ondulada para cortar las patatas, previamente dispuestas en rodajas. ¡Y a disfrutarlas!

 

7. Patatas carré o en dados

 

Las patatas carré son las que se cortan en dados iguales. Su nombre proviene del término francés “carré”, que se traduce como ‘cuadrilátero. Con cuatro lados iguales y cuatro ángulos rectos.

Para concretar en el tipo de corte de las patatas carré o patatas en dados, decir que se suelen denominar así cuando se hacen dados de 1’5 x 1’5 centímetros. Se utiliza para verduras y hortalizas, cuando se hacen cubos de 1 cm x 1 cm.

Hacer dados de patata es muy sencillo. En primer lugar, tras pelar, lavar y secar las patatas, hay que cortarlas en rodajas con un grosor de 1’5 cm., descartando los bordes para cuadrar las piezas, después se cortan las rodajas en bastones con el mismo grosor y finalmente estos bastones se cortan en dados con el mismo ancho. También podemos hablar de las patatas petit carré y las patatas gros carré, es el mismo corte pero con distinto tamaño, las primeras son cubos de 1 centímetros y las segundas son cubos de 2 centímetros.

Las patatas carré (pommes carré) se pueden freír, saltear con mantequilla o aceite de oliva virgen extra, hornear, cocinar al vapor… y ofrecen una buena presentación en el plato como guarnición.

 

8. En dados grandes (Patatas bravas)

Y si quieres hacer patatas bravas, tendrás que cortarlas en dados irregulares de entre 3 y 5 centímetros de grosor. Lo ideal es hervirlas o hacerlas al vapor primero para después pasarlas por una sartén con aceite bien caliente.

 

9. Patatas panadera

 

Las patatas panaderas son una de las principales guarniciones de la gastronomía tradicional española. Pueden acompañar platos de carne o pescado, pero también se pueden tomar como aperitivo. Es un plato muy sencillo.

Se cortan en rodajas de entre 3 y 5 milímetros y suelen cocinarse al horno como guarnición. Hay quien opta por este tipo de corte de patatas pero más fino para preparar tortilla de patata. También pueden usarse para otro tipo de recetas como las patatas dominó o una tarta tatín.

 

10. Patatas Chascadas

 

Chascar las patatas consiste en cortar para obtener secciones más o menos grandes, hendiendo el cuchillo hasta algo más de la mitad del corte, y haciendo un cuarto de giro con el cuchillo hacia el interior con el fin de arrancar literalmente el trozo de patata, creando así esa superficie irregular de la que hablábamos antes.

Este corte suele emplearse para dar consistencia a las salsas de los guisos o cocidos caseros ya que para favorecer que las patatas expulsen el almidón que contienen, no basta con cortarlas con un cuchillo como cortaríamos una zanahoria o cualquier otro ingrediente a la hora de cocinar, sino que es necesario crear una superficie irregular que sirva de escape de este polisacárido.

 

11. Pont Neuf

 

El Pont Neuf es un puente de París, es el puente más antiguo que se conserva en esta ciudad. Cuenta la leyenda que fue el escenario en el que empezaron a venderse las patatas fritas. No estará de más recordar la batalla existente entre Francia y Bélgica por atribuirse el invento de las patatas fritas, conocidas popularmente como French Fries. A día de hoy, en Francia siguen llamando con este nombre a las patatas fritas.

Este corte consiste en una patata cortada en cuatro partes muy gruesas, de unos 6 cm de largo por 1 cm de ancho, o incluso algo más. Una vez fritas, se montan a modo puente, con dos tiras de patatas sobre el plato y otras dos encima en perpendicular. 

 

12. Patatas Hasselback

 

Las patatas Hasselback o patatas a la Hasselbacken son patatas asadas en el horno a las que se les han hecho unos cortes y se les ha añadido mantequilla y otros condimentos. Se caracterizan por una serie de cortes en forma de acordeón, de entre 4 y 6 milímetros de grosor, a lo largo de la patata con piel. Entre las ranuras es donde se introducen otros ingredientes o condimentos y se hornean.

Es una receta muy fácil para servir como guarnición, que combinan perfectamente con carnes asadas, aves o platos de pescado al horno. Existen soportes específicos para el cortar patatas Hasselback pero también pueden colocarse palillos de comida china o algún otro elemento similar a ambos lados de la patata de forma que hagan de tope y se pueda introducir el cuchillo hasta determinada altura.

 

13. Patatas en espiral

 

En algunos países, como Corea, Autralia, México o Estados Unidos, entre otros, es muy popular el Twist potato, también denominado Spiral potatoSpiropapa o Potato tornado. Como podéis ver en la foto, se trata de una patata que se corta en espiral después de ensartarla en una brocheta. Y una vez bien extendida, se condimenta y se cocina.

Es una forma simpática de presentar unas patatas fritas o patatas asadas en una comida para niños o en una comida informal, ideal para hacer en una barbacoa o disfrutar de una comida al aire libre, de hecho, es una de las comidas callejeras que se pueden tomar en los países en los que es popular, entre otras cosas, porque no se necesitan cubiertos para comer.

Pero no sólo se trata de una presentación original para comer una patata, hay que valorar que el tipo de corte que se realiza proporciona una cocción diferente, tanto si se fríe como si se asa, el resultado es el de unas patatas finas y crujientes, tan sabrosas como sea la calidad del tubérculo y de sus condimentos.

 

14. Patata torneada

 

Tornear es un término culinario que define una técnica o tipo de corte que se practica generalmente a hortalizas de textura firme y cierto tamaño, que permita darle una forma ovalada y regular, por ejemplo patatas, zanahorias, calabacines, nabos, alcachofas, pepinos… Se trata de una técnica clásica de la cocina francesa realizada principalmente en los restaurantes para hacer más atractivas las presentaciones o el emplatado, además de incorporar un alimento que complementa al ingrediente principal (generalmente son guarniciones), es un elemento decorativo del plato, comestible claro.

La patata torneada es una patata ovalada y lisa, como un balón de rugby. Una vez pelada, hay que cortar los extremos y sujetar la patata con la mano a modo de torno. Con un cuchillo puntilla se corta de arriba hacia abajo, como si se volviera a pelar, dando la forma curva mientras va girando la patata.

 

¿Qué te han parecido estos tipos de cortes de patata? ¿Te animas a probarlos?

¡Cuéntanos qué te ha parecido nuestro artículo!

Artículos relacionados

La ensalada: un plato...

¡Puntúanos! La ensalada más habitual que consumimos en nuestro país es aquella que...

La Xunta inicia el pago de...

¡Puntúanos! La plaga de la polilla guatemalteca obligó a 31 ayuntamientos gallegos a...

Las principales variedades de...

¡Puntúanos! La patata es un alimento económico, versátil y nutritivo que se considera...

Deja tu comentario