Temporada de la fruta de hueso en España

 

Elegir frutas frescas de temporada es una de las mejores decisiones que puedes tomar para mejorar tu alimentación. Sobre todo por sus ventajas, como el sabor, siendo los meses de temporada los más naturales para disfrutar de cada uno de ellos.

España es un país con gran producción de fruta y, en estas fechas, comenzamos a poder disfrutar de las frutas de hueso.

 

De Abril a Septiembre

A principios de Abril comienzan las primeras recolectas de la fruta de hueso en España. Todo ello si las condiciones climatológicas son favorables. En el año 2018, la campaña se atrasó debido al mal tiempo.

Las primeras frutas de hueso que podemos disfrutar, a mediados de Abril, son las nectarinas (peladillos) o los melocotones. Después vendrían los albaricoques, seguido de las cerezas. Los paraguayos serían los más tardíos, saliendo en el mes de Mayo.

 

Nectarina (peladillo)

 

Fruta de hueso: Nectarina

 

La nectarina (conocida como peladillo en Galicia) es una fruta que presenta los mismos rasgos que el melocotón dado que pertenecen a la misma familia. A diferencia del melocotón, la piel de la nectarina se caracteriza por ser lisa y no tener pelo. Su exterior es de color rojo intenso y presenta tonalidades en amarillo. En su interior, es de color amarillo. De sabor, es una de las frutas más dulces.

La nectarina contiene propiedades refrescantes y nutricionales además de ser diurética. Ayuda a regular las funciones intestinales y nos proporciona energía. También sirve para evitar la retención de líquidos y destaca por su efecto saciante.

 

Melocotón

 

Fruta de hueso: Melocoton

 

El melocotón es una fruta de gran tamaño, redondo, rodeado de una piel fina vellosa y fácilmente pelable. La carne es de un color entre amarillento y blanquecino, dulce, jugosa y desprende un agradable aroma. Son frutos típicamente veraniegos, concentrándose su disponibilidad entre los meses de mayo a septiembre.

Destaca por ser un fruto versátil que puede usarse para guarnecer carnes, en compotas, mermeladas, etc. 

 

Albaricoque

 

Fruta de hueso: Albaricoque

 

El albaricoque es un fruto muy similar al melocotón pero mucho más pequeño, de color amarillo pálido o anaranjado con alguna sombra roja. La pulpa no es muy jugosa, aunque tiene cierta textura fibrosa y consistencia harinosa cuando el albaricoque está maduro.

Se consume principalmente como fruta fresca, aunque también se utiliza para fabricar algunos derivados como compotas, mermeladas y zumos.

 

Cereza

 

Fruta de hueso: Cerezas

 

La cereza es la única fruta de hueso que si se recolecta antes no madura fuera del árbol. Por lo que debe ser recogida en el momento de maduración óptimo y llevado al cliente final transportándose con frío.

Las cerezas maduran desde finales de primavera hasta principios de verano, siendo un periodo muy corto de recolección, en comparación con otros árboles frutales. Quizás esa es la razón por la que esperamos ansiosos la llegada de esta fruta de hueso.

 

Paraguayo

 

Fruta de hueso: Paraguayo

 

El paraguayo es una variedad de melocotón surgida de una alteración natural de la información genética que provocó de forma espontánea cambios en las características de lo que debería haber sido un melocotón. Conserva la piel aterciopelada y la textura de algunas variedades de melocotón, pero con una descarada forma aplastada, siendo también un fruto de menor tamaño.

 

¿Cuál es tu fruta de hueso preferida?

 

¡Gracias por leernos, de parte de todo el equipo que formamos Hortícolas Javier Miranda!

Artículos relacionados

¿Por qué verduras y...

5.0 01 Quizás te hayas preguntado alguna vez si los términos verduras y hortalizas se...

El licopeno, un beneficioso...

5.0 01   Muchos estaréis de acuerdo en que la ensalada no es igual si no incluye...

La composición de las...

3.7 107   Las hortalizas son un conjunto de alimentos que se cultivan en huertas o...

Deja tu comentario