Pimientos de Padrón, unos pican y otros no

 

Los pimientos de Padrón representan una de las más clásicas tapas gallegas. Están tan buenos que se comen como entrante, más que como acompañamiento. Pero la mejor parte es, sin duda, comer pimientos de Padrón y no saber cuál te va a picar hasta que no los tienes en la boca. ¡Es casi imposible distinguirlos!

Aunque en su origen americano todos picaban rabiosamente, al cultivarlos en frías tierras Gallegas, esto cambió y sólo algún pimiento de Padrón es susceptible de ser picante, mientras que el resto pueden ser tan suaves como cualquier pimiento verde.

El Pimiento de Padrón es uno de los pequeños tesoros que nos regala el verano y son muy fáciles de preparar.

 

¿Por qué pican los pimientos de Padrón?

El picor de los pimientos de Padrón se debe a una sustancia llamada capsicina. En realidad es una cuestión de supervivencia, la propia planta la produce para evitar que los animales coman sus frutos acabando con las semillas.

Los pimientos que más sol y menos agua reciben son los que más pican. Tal vez por eso en Agosto es cuando más hay más pimientos de Padrón picantes.

 

Pimientos de Padron, unos pican y otros no

 

¿Cómo saber cuáles son los pimientos de Padrón que pican?

Para distinguirlos no hay truco, ahí está la gracia de los pimientos de Padrón: no saber nunca cuando te va a tocar. Dicen que pican más los puntiagudos y los de color más claros antes de cocinarlos. También se dice que a los picantes se les adhieren en menor medida los granos de sal gorda con que se suelen sazonar.

Un buen consejo es morder la punta primero, antes de llevarse a la boca el pimiento entero y que sea demasiado tarde. Y si toca el que pica, no hay que pasarlo nunca con agua ya que así sólo se esparce el picante por la lengua, mejor con un poco de pan que ayuda a absorber el picante.

Aunque si eres de los que disfruta con el picante, podrás hacerlo como los gallegos más atrevidos que los comen de dos en dos.

 

¿Cómo deben prepararse los pimientos de Padrón?

Los pimientos de Padrón son muy fáciles de preparar y la receta utilizada en Galicia te llevará tan solo 10 minutos.

 

Ingredientes:

  • 400 gr. de pimientos del Padrón
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva

 

Elaboración:

Antes de consumir cualquier verdura, fruta u hortaliza deben lavarse bien. Después los secamos muy bien para que después no salten al entrar en acción el aceite caliente con el agua de lavarlos.

Calentamos abundante aceite en una sartén a fuego medio, cuando esté templado añadimos los pimientos y colocamos una tapa a la sartén. Dejamos que se cocinen durante un par de minutos y damos la vuelta.

Sin que lleguen a tostarse, retiramos los pimientos con una espumadera y los colocamos en recipiente apropiado con una pizca de sal gorda por encima. Servir calientes.

La fama que adquirieron estos pimientos tan peculiares han hecho aumentar la demanda y que cada vez más oferten pimientos de pequeño tamaño que provienen de Marruecos. En Hortícolas Javier Miranda podrás adquirir los auténticos pimientos gallegos de Padrón directamente desde la huerta hasta tu mesa. Son cultivados en nuestras fincas lucenses.

Artículos relacionados

¿Por qué verduras y...

5 / 5 ( 1 voto ) Quizás te hayas preguntado alguna vez si los términos verduras y...

El licopeno, un beneficioso...

5 / 5 ( 1 voto )   Muchos estaréis de acuerdo en que la ensalada no es igual si no...

La composición de las...

3.7 / 5 ( 107 votos )   Las hortalizas son un conjunto de alimentos que se cultivan...

Deja tu comentario