Patatas fritas: los errores que más solemos cometer

 

La patata es uno de los alimentos más presentes en nuestra gastronomía. Protagonista indiscutible de platos como la tortilla o los huevos rotos, secundaria de lujo en guisos y potajes y fiel compañera preparada de mil y una formas como guarnición.

Y además de todo eso, es uno de los ingredientes más económicos de la cesta de la compra. Sería perfecto si no fuese por unos cuantos errores que cometemos a menudo a la hora de cocinar las patatas fritas. De hecho, el más importante de los errores al cocinar patatas que se comete en la cocina es el de no elegir la variedad más adecuada para cada tipo de preparación.

Así pues, podemos encontrar patatas muy ricas en azúcares que será un desastre si la usamos para freír o patatas con poca cantidad de almidón que jamás nos espesarán la salsa de un guiso.

 

Errores que más cometemos a la hora de cocinar patatas fritas

 

1. No elegimos correctamente las patatas

Cada tipo de patata tiene unas características peculiares que la hacen más o menos adecuadas para una receta u otra. Para freír, las más recomendadas son las de maduración tardía dada su consistencia compacta y su bajo contenido en agua. Una buena elección es la Patata Agria, que presenta pocos azúcares y una proporción justa de fécula y agua. Con otros tipos de patata, podrían deshacerse o quedar demasiado duras al freír. Otras variedades que responden bien a la fritura son la Kennebec, la Liseta y la Monalisa.

En nuestro artículo Todo lo que necesitas saber de la patata encontrarás más información. 

 

2. Cortamos mal las patatas

Si cortamos las patatas con tamaños diferentes necesitarán tiempos distintos para freírse, tanto por dentro como por fuera. No obstante, se recomienda cortarlas en forma de bastón con no más de cinco milímetros de grosor.

 

Errores patatas fritas

 

3. No las dejamos en remojo

Las patatas contienen almidón, y para eliminarlo debemos remojarlas una vez las hayamos cortado durante al menos media hora. Así quedarán más crujientes y no se pegarán al freír.

Ten en cuenta que después de dejarlas en remojo se deben escurrir y secar bien. Poner algo húmedo en aceite hirviendo no es una buena idea.

 

4. Utilizamos poco aceite

Es una fritura. Debe haber tanto aceite hasta que las patatas se ahoguen en él. Debe recubrir completamente cada trozo de patata que pongamos en la sartén, así que vamos a tener que utilizar una gran cantidad de aceite. De esta manera, nos aseguraremos de que cada trozo se haga por dentro y por fuera de igual manera.

Y aunque echemos mucho aceite, no se deben echar muchas patatas a la sartén; es mejor hacerlas por tandas. Si se acaban pegando, el calor del aceite no penetrará bien en ellas.

 

5. No utilizamos una temperatura adecuada

Sí, así es. La temperatura a la que freímos es muy importante. Si ponemos las patatas cuando el aceite está demasiado frío quedarán aceitosas. Con el aceite demasiado caliente, se quemarán por fuera y quedarán crudas por dentro. 

 

Errores patatas fritas

 

Con estos consejos, no tienes excusa para disfrutar del manjar que suponen unas patatas fritas.

Tomad nota y probad nuestra patata kennebec, ¡Os encantará!

Artículos relacionados

La Xunta inicia el pago de...

La plaga de la polilla guatemalteca obligó a 31 ayuntamientos gallegos a entregar la...

Las principales variedades de...

La patata es un alimento económico, versátil y nutritivo que se considera uno de los...

Trucos para conservar mejor...

Desde tiempos remotos las patatas forman parte de nuestra la alimentación, siendo uno de...

Deja tu comentario