La berenjena: ¿se puede comer cruda?

En un principio, la berenjena era una hortaliza tóxica para los ciudadanos europeos. Su nombre científico era “Solanum insanum”. Su espectacular y vivo color violeta hacía pensar que era venenosa y que causaba enfermedades como la epilepsia y que llegaba a provocar locura a quién la consumía. 

Se utilizaba con carácter decorativo e incluso exótico. Pero no como un alimento. Con el paso de los años, se ha descubierto que contiene una sustancia altamente tóxica para el organismo, la llamada solanina. Esta sustancia puede ocasionar efectos secundarios como diarrea, náuseas y vómitos, dolores abdominales y cólicos, dolor de cabeza, y en casos más graves, alucinaciones y delirios. Pero sólo si se consume en grandes cantidades. La berenjena, al igual que la patata, contiene un bajo contenido de solanina. Por lo que lo único que no debes hacer es consumirla en crudo.

 

La berenjena mejor cocinada

 

Cocinada, la berenjena aporta múltiples beneficios y no es para nada tóxica. ¡Todo lo contrario! Para producirnos algún daño en nuestro cuerpo, tendría que estar mucho más concentrada y en más cantidad que en esta verdura. Numerosos estudios han comprobado que al cocinarla, tanto sea en cocción, al horno, frita o hervida, la cantidad de solanina se reduce mucho, eliminando cualquier posibilidad de intoxicación aunque se consuma gran cantidad de berenjena. Aunque se recomienda evitar esta hortaliza a las personas con problemas intestinales y que sufren de migraña por precaución.

Por lo tanto, no hay que tenerle miedo a esta verdura tan buena para nuestra salud, si se prepara de la forma adecuada. 

A día de hoy, son muchos los consumidores que aún no la han probado. Ni incluso saben cómo se cocina. En este post, te lo contamos.

Beneficios de la berenjena para la salud

Consumir berenjena en distintas preparaciones y adecuadamente cocinadas, nos ha revelado con el paso del tiempo sus increíbles propiedades depurativas y quemagrasas, ayudando a eliminar residuos del organismo. Entre sus componentes más beneficiosos, destacamos:

  • Lo altos niveles de potasio y sodio que la hacen un alimento recomendado para cuidar el sistema cardiovascular y nervioso.
  • La vitamina E, que ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico y la salud del corazón en perfecto estado.
  • Su contenido en antocianina, para prevenir enfermedades cardíacas.
  • La altas cantidades de minerales como el hierro, fósforo y calcio para mejorar la salud ósea.
  • Su bajo aporte calórico: Por cada 100 gramos contiene unas 20 calorías.
  • Su gran cantidad en ácido fólico, necesario en el proceso de gestación en las embarazadas.

Además, es excelente para eliminar el colesterol por su excelente absorción de grasas. La fibra que contiene es la encargada de limpiar el organismo y, dado su bajo contenido en hidratos de carbono, ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre. 

Ahora que conoces los múltiplos beneficios que te aporta, queremos contarte cómo cocinarlas.

 

La berenjena mejor cocinada

Cómo cocinar la berenjena

Las berenjenas son muy versátiles en la cocina. Son muy ligeras para su tamaño porque su interior es esponjoso, lleno de aire.

Se recomienda elegir las que resulten pesadas para su tamaño, que tengan la piel brillante y tersa, sin arrugas. Que no estén demasiado duras ya que estarían verdes y más ácidas. Pero tampoco que estén blandas ya que estarán demasiado maduras, tendrán semillas grandes en el interior y el sabor será más amargo.

Hay muchas formas de cocinar la berenjena pero las tres maneras más típicas son:

 

Berenjenas asadas

Una receta de lo más fácil. Si quieres, puedes hacerla con más vegetales o rellenarla y gratinarla con queso. Otra opción es simplemente asarla sola y consumirla como guarnición.

Lo primero que debes hacer es siempre lavarlas bien. Después, pincha con un tenedor y agrega sal, pimienta y aceite de oliva. Cuando estén blandas, ya estarán listas para consumir. Aproximadamente, 5 minutos.

 

Berenjenas salteadas

1- Corta las berenjenas en cubos.

2- Colócalas en agua con sal por media hora.

3- Agrégalas a una olla con agua hirviendo y cocina por unos 10 minutos.

4- Escúrrelas y añádelas directamente en la sartén con aceite de oliva.

5- Saltea hasta que estén doradas. 

 

La berenjena mejor cocinada

 

Berenjenas fritas

Córtalas y déjalas en agua con sal durante 30 minutos. Después pásalas por harina, huevo y pan molido o si prefieres puedes realizar una mezcla de tempura y rebozarlas. Fríe en abundante aceite y emplea papel absorbente para eliminar el exceso.

Freír las berenjenas no es la forma más saludable de consumirlas, por lo que te recomendamos decantarte por otras recetas, ya sean cocidas, al horno o salteadas. Aunque es muy sabrosa, no es muy recomendado consumir berenjena frita por el elevado aceite que absorbe debido a su estructura airosa.

 

La berenjena mejor cocinada

 

¡Disfruta del placer de las berenjenas sin miedo!

Cocínalas adecuadamente siguiendo nuestros consejos y te proporcionarán mil y un beneficios.

Artículos relacionados

¿Por qué verduras y...

5 / 5 ( 1 voto ) Quizás te hayas preguntado alguna vez si los términos verduras y...

El licopeno, un beneficioso...

5 / 5 ( 1 voto )   Muchos estaréis de acuerdo en que la ensalada no es igual si no...

La composición de las...

3.7 / 5 ( 107 votos )   Las hortalizas son un conjunto de alimentos que se cultivan...

Deja tu comentario