Faba de Lourenzá, una delicatessen mariñana

Faba de Lourenzá, una delicatessen mariñana
4.8 (96.5%) 40 votos

 

Las condiciones climatológicas y de producción propia de la Mariña Lucense hacen de la Faba de Lourenzá un producto culinario único, lleno de sabor y calidad. Las condiciones edafológicas de la zona, muy favorables para el cultivo de la faba, nos deleitan con un producto de escasa proporción de piel (oscila entre un 8% y un 10%), de grano brillante y una agradable textura exenta de grumos. Sin menospreciar su sabor, la principal característica que la diferencia de otras alubias. 

Su elevada capacidad de absorción de agua junto con las características de su grano hacen que tras la cocción se pueda disfrutar de granos completos, enteros y limpios. 

Faba_Verde_Lourenza

 

El origen de la Faba de Lourenzá

La producción de Faba en el valle mariñano data del siglo XVIII, donde ya era una actividad habitual su comercialización. En el interior lucense predominaba la actividad ganadera y agrícola, siendo el intercambio de mercaderías el principal sustento de la población.

La cercanía con Asturias junto con el terreno fértil permitía una producción leguminosa selecta que los libros cifran en fanegas por el año 1787. La tierra presentaba múltiples nutrientes derivados de abonos orgánicos que obtenían de la actividad ganadera y del cultivo asociado de maíz y lino.

La actividad comercial de la zona fue creciendo de forma exponencial hasta convertirse en la actividad principal de la zona. Las crisis láctea de los años 70 y 80 ponía en peligro el sustento familiar y la estacionalidad de la faba permitía que las mujeres se pudieran encargar de la producción y la recogida.

La comercialización acabó por consolidarse con la creación en 1990 la Fiesta de la Faba de Lourenzá. En los primeros años del siglo XXI, el mercado al por mayor de alubias se consolidó como un referente al conseguir un volumen aproximado de 600.000 kg de transacción de producto.

Faba_Seca

 

Condiciones climatológicas y edafológicas de la Mariña Lucense

El clima se caracteriza por abundantes lluvias, entorno a los 1.200 y 1.400 mm por año; y por unas temperaturas suaves con una media anual de 12 a 14°. Estas características son las que favorecen el óptimo desarrollo vegetativo de los cultivos obteniéndose unas cosechas finales de gran calidad contrastada.

Las características del suelo, al ser zonas predominantemente agrícolas, son franco-fangosos y francos. Alcanzan valores de pH entre 7 y 5, son húmedos y contienen gran cantidad de mineral y potasio. Además, la buena cantidad de nitrógeno de los suelos mariñanos garantizan una buena fertilización a la planta.

Las alubias son sensibles a los climas muy fríos y a los climas muy calurosos. No se desarrollan bien en ninguna de estas dos situaciones. Requieren de climas suaves y templados para su óptimo desarrollo, condiciones que se cumplen en la Mariña Lucense al suavizar el mar las temperaturas.

Faba_Verde_Lourenza

 

Variedades de la Faba de Lourenzá

Faba Galaica

Se trata de una planta trepadora con entrenudos largos y elevado follaje. Sus hojas son de gran tamaño y color verde. Cuando el grano no está madurado, la vaina es de color verde. En su madurez, se vuelve color amarillo y blanco. El grano es de color blanco uniforme, de gran tamaño y humedad entre el 14 y 17%.

Se caracteriza de otras alubias por su sabor y por su resultado tras la cocción. Los granos se mantienen enteros, limpios y sin desprenderse de su piel. Su pulpa, exenta de grumos, destaca por su pastosidad obteniendo un sabor único cuando se degusta. 

 

  • Faba en Verde

Faba_Verde_Lourenza

En los últimos años, su demanda se ha incrementado de manera exponencial. Se trata de la faba galaica cuando aún está verde, antes de que se proceda a su secado. 

Su recogida está en su momento óptimo cuando la vaina es de color amarillo blanquecino. El grano está completamente blanco, es de gran tamaño y de gran delicadeza.

Uno de los principales problemas es su delicadeza a la hora de recogerla y conservarla. Su piel es muy fina y, al estar aún verde, es muy frágil. Sólo puede ser recogida de forma manual, evitando todo tipo de aperos agrícolas. 

Es muy utilizada para su conservación en congelado pero también por el sabor y la textura que aporta al cocinarla. Si no es para congelar, es recomendable su cocinado en ese mismo día.

  • Faba Seca

    Faba_Seca

Es la Faba de Lourenzá en seco. Tras su recogida, se deja secar al igual que ocurre con la verdina. El tamaño se reduce considerablemente y el peso es cada vez menor. Sin embargo, a la hora de la cocción alcanza de nuevo un tamaño extraordinario.

Es la faba utilizada para todo tipo de platos tradicionales, como es la fabada asturiana. Aunque muchos la prefieren con calamares o en forma de ensalada.

Se conserva durante todo el año y, antes de su cocinado, necesita 12 horas de remojo.

 

Faba Verdina

Faba Verdina

La Faba Verdina es el claro ejemplo de la afluencia asturiana. Tiene su origen en la comunidad vecina, donde se cree que ha llegado a manos de algún emigrante retornado a su tierra. Se trata de una planta de escasa cota y tamaño medio cuyas hojas y vaina son de color verde durante todo el período de cultivo.

Es un tipo de alubia seca perteneciente a la familia de las Phaseolus Vulgaris, que se adapta facilmente a zonas costeras. Es una faba de suave cocción, extremadamente fina al paladar y de perfecto maridaje con pescados, mariscos y caza. Su grano es liso, de color verde claro, uniforme y muy pequeño (oscila entre 10/15 mm. de longitud).

Para su cocinado, se necesita un remojo previo de 12 horas.

Faba Verdina

Una experiencia culinaria que podéis disfrutar de primera mano en la Festa da Faba de Lourenzá, que tiene lugar el primer fin de semana de Octubre en el concello lucense de Vilanova de Lourenzá.

Artículos relacionados

XXVIII Fiesta de la Faba de...

XXVIII Fiesta de la Faba de Lourenzá4.6 (92.73%) 11 votos   La Mariña Lucense ha...

Deja tu comentario