El cultivo de la faba blanca

 

En anteriores artículos os hemos hablado de nuestra faba blanca, una faba única y exclusiva dadas las condiciones climatológicas con las que contamos en la Mariña Lucense. Nuestra faba blanca es una faba de grano brillante, pulpa tierna y piel fina, que se caracteriza por su agradable textura y sabor excepcional. Cultivo de la faba blanca

Su siembra la realizamos durante el mes de Mayo, aunque depende de las condiciones climatológicas del momento; y, su recogida, a finales de Agosto. En este blog, profundizamos más y os explicamos cómo realizamos su plantación.

 

Planificación del cultivo de la faba blanca

En Hortícolas Javier Miranda, cultivamos 10 hectáreas de faba blanca, por lo que es necesaria una planificación previa al inicio de la actividad, de cara a evitar errores fruto de la improvisación. Por lo que el primer paso es una correcta planificación, a efectos de no cometer ningún error durante su producción.

 

El cultivo de la faba blanca

 

Cómo preparar el terreno, cómo sembrar, qué semillas utilizar, cómo controlar las malas hierbas, cómo conservar el grano,…son algunas de las cuestiones que hay que tener claras para comenzar. Los pasos a seguir son:

 

  • Análisis del suelo

  • Labores previas a la siembra (para preparado de tierra)

  • Variedad: tipo Granja, en nuestro caso.

  • Requerimiento de riego

  • Marco de plantación

  • Plan de Comercialización

  • Estudio económico de la explotación

 

Sobre todo si se trata de tierras que nunca antes se habían cultivado, es necesario efectuar un análisis previo. Así veremos qué correcciones se necesitan y podremos calcular el abonado requerido para el cultivo.

Una vez esté la planificación clara, lo siguiente es comenzar con el cultivo, siguiendo las técnicas de cultivo que explicamos a continuación.

 

Técnicas de cultivo de la faba blanca

  • Preparación del suelo

La faba necesita suelos que favorezcan el correcto desarrollo de sus raíces y que no produzcan encharcamientos. Es decir, necesita suelos profundos, permeables y con un pH mayor que 6 para que no sean excesivamente ácidos.

Si el suelo es fuerte, es conveniente una labor de vertedera; y, si el suelo es suelto, una labor de grada de discos de aproximadamente 30 centímetros. Así se entierran los restos de la cosecha anterior. Con antelación a la siembra, se abonan las fincas en función de las necesidades y se realiza una segunda labor de arado para incorporar el abono a la tierra. En suelos fuertes,también se utiliza la fresadora antes de la plantación.

 

  • Abonado y fertilización de la tierra

En Hortícolas Javier Miranda, analizamos cada año nuestros suelos para determinar qué abono utilizaremos. Si necesitamos corregir la materia orgánica, utilizamos abonos orgánicos como son el estiércol fresco y los purines. Si por el contrario es necesario corregir la acidez, se utiliza el carbonato cálcico.

 

El cultivo de la faba blanca

 

En caso de utiliza nitrógeno, debe ser en cantidades moderadas, ya que la faba al ser una leguminosa es capaz de aprovechar en nitrógeno del aire.

 

  • Tipos de siembra: faba blanca tipo granja

La elección de la semilla para la siembra es determinante para el éxito del cultivo de la faba blanca. La semilla es la portadora de las características varietales y, además, puede transmitir patógenos graves. La siembra puede ser directa o mediante trasplante.

En Hortícolas Javier Miranda, utilizamos los dos tipos de siembra. La semilla proviene de nuestra explotación, de la cosecha del año anterior. Se selecciona en el propio campo y se recoge, se maneja y se conserva de forma separada del grano destinado al consumo. Se seleccionan de la vaina que presente mejores condiciones y características. Es importante que esté libre de deformaciones, roturas y, sobre todo, manchas.

En siembra directa, se incorpora la faba blanca directamente en la tierra utilizando un cultivador. Es el sistema de cultivo más frecuente y se realiza, generalmente, en el mes de Mayo cuando las temperaturas rondan los 15ºC – 18ºC, las necesidades que reclama la faba para su germinación. Pero no todas las fabas consiguen siempre germinar, y es ahí donde utilizamos el trasplante.

 

El cultivo de la faba blanca

 

El trasplante es una siembra en bandejas bajo temperatura controlado y con la intención de reponer los eventuales fallos de nacimiento de la faba blanca que se puedan producir. Es una técnica que se utiliza sólo con fines de resiembra.

 

  • Sistema y marco de plantación

Como comentábamos al principio, antiguamente se realizaba el cultivo de la faba blanca asociado con el maíz. Hoy en día, el sistema más utilizado es el monocultivo de la faba utilizando estructuras de apoyo de madera de pino o eucalipto tratado aunque también suelen utilizarse tubos metálicos. Se colocan cada 4 metros, aproximadamente; y se atan a a ellas mallas de nylon por las cuales crecerá la faba blanca.

Respecto al marco de plantación, se separan las filas entre sí 1 metro y 15 centímetros, para que posteriormente se pueda trabajar con facilidad el producto final.

 

El cultivo de la faba blanca

 

  • Labores posteriores a la siembra de la faba blanca

Una vez se termine la siembra, el trabajo se debe centrar en eliminar todas las malezas que aparezcan y elegir un sistema de riego que evite la proliferación de hongos.

El sistema de riego que mejor cuidará nuestras plantas es el sistema de riego por goteo. Permite un mejor aprovechamiento del agua, un riego más homogéneo y, sobre todo, la posibilidad de realizar abonado a través del agua de riego en momentos determinados del cultivo. Utilizando un sistema por aspersión se mojarán las hojas de la planta, lo que puede producir enfermedades en el cultivo. Además, los riegos deben ser cortos y frecuentes, sobre todo a la primera hora de la maña y en días soleados.

La proliferación de maleza, sobre todo en las primeras fases del cultivo, puede provocar una considerable disminución de la producción, favorece la propagación de plagas y enfermedades, y dificulta su manejo, especialmente en tareas de recolectado. Por ello, para el cuidado y control de la faba blanca, en Hortícolas Javier Miranda, utilizamos prácticas sostenibles como el aporcado, es decir, utilizar un cultivador para eliminar la hierba y la maleza que crece entre los cultivos. Nunca utilizamos herbicidas.

 

El cultivo de la faba blanca

 

Debemos también tener en cuenta que no se deben cultivar fabas en la misma finca más de dos años seguidos, lo recomendable es hacer rotación con cultivos como es el repollo y la berza. Estas rotaciones, junto con el mantenimiento de cultivos en invierno en las fincas, constituyen dos medidas preventivas para el control de malezas.

 

¡Así es el cultivo de nuestra faba blanca! ¿Aún no la has probado?

¡Cómprala en nuestra tienda online: www.terrasdemiranda.es

Artículos relacionados

Faba de Lourenzá, una...

4.8 41   Las condiciones climatológicas y de producción propia de la Mariña...

XXVIII Fiesta de la Faba de...

4.7 12   La Mariña Lucense ha sido tierra de alubias desde el siglo XVIII, donde...

Razones para comprar...

5.0 01   Comprar los alimentos directamente al productor te garantiza una calidad...

Deja tu comentario