Calabaza, la hortaliza estrella del Otoño

Calabaza, la hortaliza estrella del Otoño
4.6 (92%) 15 votos

 

Aunque podamos verlas disponibles en supermercados y otros establecimientos durante todo el año, la calabaza es una de las hortalizas más populares del otoño. Comienza a recogerse durante el verano y, llegado el otoño, está en plena temporada.

Constituye una fuente de gran cantidad de vitaminas, es la hortaliza típica de la fiesta de Halloween y es el plato que más apetece en Otoño.

Calabaza, la hortaliza estrella del Otoño

Origen y variedades de calabaza

Aunque a la calabaza se le apunta a un origen desconocido, se dice que que proviene de las zonas más meridionales del continente asiático, para después extenderse a América. Más tarde, a raíz de la conquista española de esta tierra y posterior exportación de sus alimentos, llegaría al resto de Europa.

 

Calabaza Terras de Miranda

 

Perteneciente a la familia de las Cucurbitáceas, al igual que la sandía, el melón o el pepino, las calabazas son un alimento de raíces milenarias, con gran protagonismo en diferentes culturas alrededor de todo el mundo.

Las calabazas se pueden encontrar de varios tipos, de diferentes colores, tamaño y sabores. Pero normalmente, se clasifican por considerarse calabazas de invierno o calabazas de verano.

 

  • Calabaza de invierno

Presenta un sabor más dulce y es una hortaliza seca con una corteza más gruesa y verrugosa, en comparación con la calabaza de verano. Contiene menos agua y su piel es más gruesa, lo que haca que su período de conservación puede prolongarse hasta los seis meses. Entre las variedades más conocidas se encuentra la calabaza banana, la de cidra o zapallo (de pulpa gelatinosa e intenso color amarillo) y la confitera o de cabello de ángel, a partir de la cual se obtiene el cabello de ángel tan utilizado como relleno en diversos productos de pastelería.

 

  • Calabaza de verano

Las calabazas de verano son una variedad de piel más fina y clara y semillas blandas. Su período de conservación es más corto que las de invierno. Algunas de las variedades más conocidas son la calabaza rondín, con la piel naranja y carne blanquecina; la calabaza espagueti, una de las más famosos y con pulpa amarillenta; o la calabaza bonetera, que debemos consumir con extrema rapidez; o la calabaza violín o cacahuete.

 

Calabaza Terras de Miranda

 

 

Beneficios de la calabaza

Además de ser un alimento rico, dulce y de atractivo color, es un alimento que proporciona numerosos beneficios para cuidar tu salud. Se debe, al igual que todos los productos de huerta, a su alto contenido en vitaminas A, B y C, así como en minerales como el cobalto, el boro, el zinc, el calcio, el magnesio, el hierro y el potasio.

Sus propiedades depurativas además nos ayudan a limpiar nuestro cuerpo y a mejorar los problemas intestinales. Y los betacarotenos que contiene (de ahí su característico color naranja) han demostrado ser muy importantes en la prevención de enfermedades relacionadas con el pulmón, el colon, la próstata, el estómago y el útero.

Su pulpa contiene un alto contenido en mucílagos que poseen una acción suavizante y protectora de la mucosa del estómago. Por ello, es recomendado en casos de acidez de estómago, digestiones difíciles o gastritis, ya que calma la irritación y el dolor de estómago.

 

La calabaza en la cocina

Al tener ese punto dulce, se puede utilizar tanto en platos salados como dulces, bien sean platos principales o postres.

 

Calabaza Terras de Miranda

 

 

Lo más común es la crema de calabaza, que se puede hacer solo con calabaza y aceite de oliva o añadiendo otras verduras y hortalizas como la cebolla, el puerro y la patata. Otra manera de cocinarla es cortarla en daditos pequeños y saltearla junto con otros vegetales, se puede utilizar de acompañamiento de una carne, o formando parte de una ensalada o elaborar con ella múltiples recetas, un risotto, una lasaña, un humus y la pasta rellena de calabaza… ¡Sí, la calabaza se puede hacer rellena!

Para los apasionados del dulce, se puede disfrutar de una crema de calabaza con pera o mermelada de calabaza.

 

Consejos de compra y conservación

Tanto si escogemos una calabaza de invierno o de verano, se aconseja adquirir calabazas firmes y con la piel intacta. Además, es preferible que conserven el pedúnculo ya que de no tenerlo la calabaza irá perdiendo humedad más deprisa.

 

Calabaza Terras de Miranda

 

Si decides comprar una calabaza de verano, debe ser una de tamaño mediano. Las más grandes suelen tener la carne más amarga. La calabaza tiene que estar tierna pero firme, presentando una piel brillante, muy suave y no excesivamente dura. Si observas falta de brillo o una piel áspera y dura, es que su carne está seca.

Si te decantas por una calabaza de invierno, escoge las más maduras y de corteza gruesa.  Una piel demasiado fina y suave nos indica que aún no está madura.

Artículos relacionados

¿Por qué verduras y...

¿Por qué verduras y hortalizas no son lo mismo?5 (100%) 1 voto Quizás te hayas...

El licopeno, un beneficioso...

El licopeno, un beneficioso antioxidante que contiene el tomate5 (100%) 1 voto  ...

La composición de las...

La composición de las hortalizas: mucha agua y pocas calorías3.8 (75.15%) 103 votos...

Deja tu comentario