Ajo morado o ajo blanco, ¿Cuál es el mejor?

 

El ajo es un cultivo muy antiguo aprovechado por el bulbo que forma en la base de sus hojas. Es muy apreciado como condimento por el fuerte y característico sabor que presenta, y es un ingrediente muy utilizado sobre todo en la cocina mediterránea.

Desde la antigüedad, ha sido muy apreciado para prevenir y tratar problemas de salud. Entre sus beneficios, el ajo se distingue por ser un potente antiinflamatorio, mejora la circulación, aumenta las defensas, disminuye el exceso de grasa en sangre, se indica para problemas respiratorios, diurético, estimulante, antioxidante y previene la hipertensión. Es fuente de vitamina A, B1, B2, B3, C y E, además contiene agua, carbohidratos, proteínas, fibra, potasio, fósforo, calcio, hierro y sodio. Se considera que si tomas un diente de ajo al día, tienes alejado al médico por más tiempo.

En la actualidad, es utilizado en multitud de platos como la ajada gallega, la salsa alioli, el ajo blanco malagueño, la zurrkutuna vasca, etc. También se cosechan en verde para consumirlos como ajos tiernos. Pero existen numerosas variedades de ajo, cada uno con un sabor distinto y un aporte diferente a nuestra cocina. En este post, hablamos del ajo blanco y del ajo morado.

Ajo morado o ajo blanco

El Ajo Blanco, el más tradicional y común

 

 

A simple vista puedes reconocer el ajo blanco porque es el más blanco de todos los demás, también es uno de los más comunes junto con el ajo morado.

Destaca por su sabor suave y presenta mayor tamaño. En comparación con otras variedades, suele tener un mayor número de dientes, los cuales son más carnosos y están recubiertos por una envoltura apergaminada de color plateado.

El ajo blanco es uno de los alimentos más utilizados de nuestra cocina. Apenas contiene calorías y posee grandes propiedades medicinales entre las que destacan la prevención del alzheimer, la reducción del colesterol y la presión sanguínea y la mejora del rendimiento físico. Además contiene gran cantidad de antioxidantes y manganeso, vitamina B6, C, B1, selenio, fibra, calcio, fósforo, potasio, cobre y hierro.

Son los ajos que más tiempo se conservan.

 

Ajo morado, muy resistente y de fuerte sabor

Otra variedad de ajos muy conocida es el ajo morado. Es de color violeta a ráfagas tanto en sus pieles exteriores como en el diente de ajo, destacando por ser fuertemente resistente a la humedad. Su característica principal es su sabor fuerte. Es, probablemente, el que posee un sabor más fuerte de entre todos los tipos de ajo español que hay en la actualidad. 

Contiene gran cantidad de alicina, un compuesto azufrado que ayuda a reducir el colesterol y la presión arterial, es anticoagulante, antitumoral y funciona como antibiótico natural al combatir hongos, bacterias y virus. También se le atribuyen virtudes antidepresivas.

Se compone de 8-10 dientes pequeños de gran sabor y aroma por lo que puede ser el condimento o ingrediente perfecto en cientos de recetas, gracias tanto a su intensidad como a ese sabor tan característico que tiene con ese pequeño toque picante. Es recomendado para el alioli o para cocinar al horno.

 

 

En Hortícolas Javier Miranda, encontrarás las dos variedades: ajo morado y ajo blanco. Con nuestro post, sabrás cuál necesitas dependiendo el uso que le vas a dar. ¡No dudes en probarlos!

Artículos relacionados

¿Por qué verduras y...

5 / 5 ( 1 voto ) Quizás te hayas preguntado alguna vez si los términos verduras y...

El licopeno, un beneficioso...

5 / 5 ( 1 voto )   Muchos estaréis de acuerdo en que la ensalada no es igual si no...

La composición de las...

3.7 / 5 ( 107 votos )   Las hortalizas son un conjunto de alimentos que se cultivan...

Deja tu comentario