El abono verde como técnica de cultivo

El abono verde como técnica de cultivo
4.9 (98.46%) 13 votos

El abono verde como técnica de cultivo

¿Qué es el abono verde?

El abono verde consiste en una técnica en la que se utilizan cultivos de vegetación rápida para mejorar las propiedades del suelo. El proceso consiste en sembrar plantas de rápido crecimiento que se cuidan hasta que terminen su proceso de maduración, se siegan y, por último, de entierran en el mismo sitio en el que fueron sembradas.

 

Con el abono verde se mejoran las propiedades físicas del suelo, haciéndolo más fértil.

 

Se trata de plantas que no se cultivan para obtener un fruto ya que se utilizan para mejorar las propiedades físicas del suelo y activar la población microbiana del suelo. Para ello, deben cumplir las siguientes características:

  • Rápido establecimiento y crecimiento.
  • Producción de gran volumen de biomasa.
  • Baja descomposición de residuos.
  • Actividad alelopática de las raíces y follaje.
  • Fácil descomposición e integración en el suelo.

El uso del abonado verde como técnica de cultivo fue utilizada por las distintas civilizaciones de la historia. Tras la revolución verde, los fertilizantes químicos pasaron a utilizarse cada vez más y el abono verde quedó en desuso. En los últimos años, su utilización ha aumentado gracias a la apuesta por la agricultura sostenible.

 

¿Cuales son los beneficios que aporta al suelo?

El principal beneficio que el abono verde proporciona a los cultivos está relacionada con la fertilidad global del suelo agrícola.

 

Al producirse su descomposición, el abono verde libera sustancias orgánicas fisiológicamente activas, que tienen una acción favorable sobre el crecimiento de las plantas y  aumentan la resistencia al parasitismo.

 

  • Protege el suelo de la erosión y la desecación durante el desarrollo vegetativo. 
  • Recupera y mejora las condiciones biológicas, físicas y nutricionales del suelo.
  • Los nutrientes que genera el abonado verde son fácilmente asimilables por los cultivos.
  • Evita la proliferación de malezas (ciertos abonos verdes tienen poder desherbante).
  • Estimula de forma inmediata la actividad biológica y mejora la estructura del suelo, por la acción mecánica de las raíces, por los exudados radiculares, por la formación de sustancias prehúmicas al descomponerse y por la acción directa de las células microbianas y micelios de hongos.
  • Mejora la circulación del agua.
  • Garantiza la renovación del humus estable acelerando su mineralización.
  • Enriquece de nitrógeno al suelo (sobretodo las leguminosas).
  • Impide la lixiviación del suelo.

 

¿Cuales son las mejores plantas para este abonado?

Para hacer abono verde se emplea cualquier planta herbácea, incluso las hierbas que nacen junto a los cultivos. Aunque lo más frecuente es que se siembren plantas pertenecientes a la familia de las leguminosas, de las crucíferas y de las gramíneas.

  • Plantas crucíferas o brasicáceas

Son capaces de utilizar las reservas minerales mejor que la mayor parte de las plantas. Esto se debe a la longitud de su sistema radicular, dónde acumula importantes cantidades de elementos en sus partes aéreas que luego serán devueltos al suelo.

Estas plantas son las de crecimiento más rápido y su cultivo se recomienda para la época invernal.

Cultivo de invierno:  coles, nabizas y mostaza blanca.

Nabiza Terras de Miranda

Nabiza

  • Plantas leguminosas o fabáceas

¡Son las más utilizadas!

Destacan principalmente por fijar el nitrógeno atmosférico al suelo. Además dada la longitud de sus raíces, consiguen romper el suelo y mejorar de esta forma sus propiedades.

Cultivo de invierno: trébol, veza vellosa, guisante.

Cultivo de verano: judía.

Flor del guisante - Terras de Miranda

Flor del guisante

  • Plantas gramineas o poáceas

Se suelen sembrar con las leguminosas ya que juntas mejoran mucho el terreno y forman humus estable. La veza junto con la avena es una de las combinaciones que proporcionan mejores resultados.

Cultivo de invierno: avena, centeno y cebada.

Cultivo de verano: maíz.

Maíz - Terras de Miranda

Maíz

 

¿Cuando segarlo?

El abono verde debe ser segado cuando se producen los primeros brotes florales o las primeras flores ya que será lo que nos garantice la cantidad de los nutrientes en el suelo, el rendimiento en biomasa y la facilidad de su descomposición de los residuos.

¡Nunca se debe arrancar la raíz del abonado verde ya que es la encargada de airear el suelo!

 

Segado de nabizas Terras de Miranda

Segado de nabizas

 

¿Cómo se incorpora el abono verde a la tierra?

Tras el proceso de segado, se deja secar sobre unos 7 o 21 días. Esta duración depende de la temperatura de cada clima.

En el momento en que se marchite el abono verde, se incorpora en la capa superficial del suelo utilizando un rotabator.

 

¡Disfruta de unos cultivos llenos de nutrientes gracias a la agricultura sostenible!

 

¿Tienes alguna consulta a cerca del abonado verde? Contáctanos y te ayudamos.

¡Muchas gracias por leernos de parte de todo el equipo de Hortícolas Javier Miranda!

Artículos relacionados

Apuesta por la agricultura...

Apuesta por la agricultura integrada: entre la ecológica y la convencional¡Puntúanos!...

Agricultura tradicional...

Agricultura tradicional versus agricultura moderna¡Puntúanos! El aumento de población...

Automatización de la...

Automatización de la recogida de manzanas: un robot que aspira la fruta...